Yin Yoga

Mientras los estilos dinámicos de Yoga generan calor interno, ejercitando el cuerpo a nivel muscular (siendo Yang), el Yin Yoga trabaja con tejidos más profundos, cómo los ligamentos, huesos y articulaciones. Especialmente nos concentramos en la zona alrededor del pelvis, las caderas y la columna lumbar. En clases dirigidas las posiciones son mantenidas generalmente de 3 a 5 minutos, buscando una relajación a nivel muscular. Por ello, en clases se usan soportes cómo cojines para crear comodidad.

Éste estilo le conviene a la mayoría de las personas, pero además, ofrece equilibrio para todo ejercicio dinámico, ya sea otro estilo de yoga o artes marciales.  Entre los primeros efectos se siente la creación de un nuevo espacio en la zona trabajada y el aumento de mobilidad en las articulaciones. No es de sorprender, que una vez incorporado el Yin Yoga a la práctica semanal, todo estilo dinámico siente la diferencia y se desarrolla con más facilidad.